Rinoplastia sin cirugía

El uso de materiales de relleno para aumentar la nariz está ganando popularidad y se ha llamado rinoplastia sin cirugía o rinomodelación. Los rellenos se pueden utilizar para restaurar el volumen facial, pero también se puede utilizar para agregar volumen a los tejidos blandos de la nariz.

¿Soy un candidato para rinoplastia sin cirugía?

Los pacientes que se presentan para la rinoplastia sin cirugía a menudo no están listos para someterse a cirugía, no pueden tomar tiempo libre, o no pueden permitirse la cirugía. En otras ocasiones, se pueden utilizar estas técnicas para mejorar o disimular pequeñas irregularidades del contorno nasal que pueden aparecer con el tiempo, o rellenar áreas donde hay pérdida de volumen.

¿Qué se puede lograr con una rinoplastia sin cirugía?

Los materiales de relleno pueden ser utilizados de la misma manera en la que se usa cartílago o injertos de camuflaje durante una rinoplastia. Los rellenos se pueden utilizar para enderezar una nariz torcida añadiendo volumen a la depresión. Las jorobas dorsales se pueden camuflar de manera similar llenando el tejido blando tanto por encima como por debajo de la joroba enderezando así el dorso. De forma similar, la punta nasal se puede elevar un poco con rellenos; las fosas nasales se pueden fortificar para evitar el colapso o para mejorar las asimetrías. La proyección de la punta y su refinamiento se pueden mejorar con pequeñas cantidades de relleno sobre los domos cartilaginosos.

¿Qué materiales se utilizan?

Los materiales de relleno más comúnmente usados para la rinoplastia sin cirugía son el ácido hialurónico y la hidroxilapatita de calcio.

Entre las ventajas del ácido hialurónico esta la posibilidad de disolverlo mediante el uso de hialuronidasa, una enzima que degrada el producto y favorece su absorción de manera natural. Esto aumenta el nivel de seguridad al usar rellenos en cualquier zona de la cara.

El uso de materiales de relleno en la nariz es un uso “fuera de la etiqueta”, esto significa que el producto ha sido aprobado por la FDA pero no para la nariz. Esta y otras informaciones deben ser conversadas con su cirujano durante consentimiento previo al tratamiento.

¿Cuáles son los riesgos?

En general, lo posibles efectos secundarios y riesgos de la rinomodelación son similares a otros rellenos dérmicos:

– Alergia

– Reacción a la anestesia

– Aparición de protuberancias y bultos

– Infiltrado intravascular del producto

De todos los riesgos, el más temible es la infiltración intravascular del producto, es por ello que la rinoplastia sin cirugía es un procedimiento que solo debe ser realizado por un profesional debidamente entrenado y familiarizado con la delicada anatomía de la nariz.

¿Cómo evitar los riesgos de la rinomodelación?

El conocimiento detallado de la anatomía nasal es primordial en la prevención de complicaciones durante las inyecciones nasales.

El sistema musculoaponeurótico superficial (SMAS) de la nariz es una capa justo debajo de la piel nasal que contiene los principales vasos sanguíneos de la nariz, que son ramas de los sistemas de arteria carótida interna y externa.

En una capa fibrosa, justo por debajo al SMAS, descansa el pericondrio y el periósteo de la estructura ósea-cartilaginosa nasal. Es en este espacio “no vascular”, justo por encima del periostio y pericondrio, donde se debe colocar el material de relleno.

Un cirujano especialista en rinoplastia conoce este plano a la perfección ya que es este el plano de disección usado durante la cirugía de nariz.

¿Es dolorosa la rinomodelación?

Las inyecciones nasales son generalmente bien toleradas y son realizadas previa colocación de anestesia tópica.

Las inyecciones se realizan usando una aguja extra fina y se colocan alícuotas muy pequeñas (no más de 0,1 ml por inyección) en el plano correcto. El sangrado suele ser mínimo y se controla con una presión firme y los moretones son posibles pero poco frecuentes.

EMPIECE EL CAMINO HACIA LA BELLEZA Y LA AUTOCONFIANZA

Para obtener más información sobre cómo embellecer su rostro, póngase en contacto con Rinoclinics y programe su consulta con el doctor Gustavo Suárez.